martes, 27 de marzo de 2012

"La dependencia afectiva a la pareja tarde o temprano genera sufrimiento y depresión. Millones de personas en todo en mundo son víctimas de relaciones amorosas inadecuadas y no saben qué hacer al respecto, ya que el miedo a la pérdida, a la... soledad o al abandono contamina el vínculo amoroso y lo vuelve altamente vulnerable. Un amor inseguro es una bomba de tiempo que puede estallar en cualquier momento y lastimarnos profundamente. Sin embargo, y al contrario de lo que parece establecer nuestra cultura, sí es posible amar con independencia y aun así seguir amando. Es posible eliminar las ataduras psicológicas y, pese a todo, mantener vivo el fuego del amor”.

Walter Riso.

sábado, 19 de noviembre de 2011

"Hay que aprender a perder, sobre todo en el amor. Es preferible retirarse a tiempo cuando las opciones son pocas, renunciar, para evitar un sufrimiento peor más adelante"
Walter Riso

miércoles, 3 de noviembre de 2010

¿Cómo saber si tu media naranja realmente lo es?

Todos, absolutamente todos, queremos ser queridos, y todos deseamos poder querer a otra persona. Es un hecho. Luego hay otro hecho. De cada tres matrimonios, uno fracasa. Esto es aquí, pero en otros países europeos y en los EEUU, donde el divorcio es más aceptado y más fácil, ya se ha llegado al extremo en el que uno de cada dos matrimonios es anulado. Los factores son múltiples, pero básicamente, y sobre todo en las personas altamente sensibles, vemos que por un lado hay una falta de claridad de imagen de uno mismo, y por otro, de lo que uno realmente busca. Buscar una pareja sin un criterio claro, es ponerse la trampa del fracaso. ¡Todas las naranjas se parecen! Y por tanto es muy fácil creer que la mitad que hemos encontrado es la parte que nos corresponde.
Para satisfacer ese deseo real de encontrar una persona con quien ser feliz, primeramente hay que descubrir como uno mismo funciona en la relación. ¿Cuáles son mis puntos más fuertes? ¿Qué comportamiento repetitivo-destructivo tengo? ¿Cuáles son mis creencias limitadoras? ¿Dónde están mis límites? En las personas altamente sensibles se ve una tendencia muy clara de olvidarse de sus propios límites para volcarse con ‘cuerpo, alma y espíritu’ en el ser amado, para olvidarse de sí mismo y subir a una nube rosa desde la cual todo parece posible, maravilloso y verdadero.
Perderse en la otra persona por una admiración ciega es típico para los PAS, pero también enamorarse locamente de una persona que nos ha declarado su amor y que anteriormente nunca nos había llamado la atención. La sensación de ‘ser descubierto por alguien’, por alguien que cree que valgamos la pena, en seguida nos da alas para subirnos a esa nube rosa, al tiempo de que olvidamos quiénes somos y que es lo que realmente queremos o necesitamos para ser felices.
Solamente después de tener una imagen muy clara de lo que realmente necesitas y quieres, y no antes, estás preparado para encontrar la verdadera otra mitad de la naranja. Solamente entonces eres capaz de actuar de una forma proactiva, evitando que la situación te coma y perderte en ella pensando que has encontrado el amor de tu vida que, después de un tiempo, se desvelará como tu propia proyección.
El coaching, un proceso interactivo de entrenamiento en el que intervienen el coach y su cliente, ofrece herramientas idóneas para descubrir lo que realmente queremos y necesitamos para sentirnos bien, equilibrados y sanos en una relación, y cuáles son los pasos que tenemos que dar para llegar a nuestra meta.
(parte de un artículo públicado en la revista Plural).

miércoles, 2 de junio de 2010

La interacción entre PAS y No-PAS

A raíz de una pregunta que recibí de Inma Priego, esta vez os quiero comentar algo sobre la interacción con personas NO altamente sensibles.

Dado el hecho que las PAS formamos un veinte por cien de la humanidad, es evidente que la gran mayoría de los seres humanos carecen de esta elevada sensitividad que nos hace quienes somos, y es igual de evidente que el contacto con los últimos es inevitable. Está claro que esto, en el día a día, nos puede causar un malestar y, cómo dice Inma, “todo esto me resta energía”.

¿Qué pasa? Para empezar es fácil de caer en un “nosotros y los otros”, y desde allí encerrarnos en juicios, como: “son superficiales”, “no tienen valores”, “no entienden lo que es realmente importante”, etcétera. Podéis estar tranquilos: es una reacción lógica. Es lo primero que sentimos. Lo que pasa es que esto nos lleva a la separación. A cerrarnos hacia el otro. Sube la irritación y la intolerancia, hasta, a veces, la intransigencia. Y esto es un problema, porque, como PAS, nos gusta la paz y la armonía. Este conflicto interior es exactamente lo que nos quita energía. La mente, nuestro pensar, se estanca en los juicios, mientras que en nuestro corazón, en nuestro alma, aspiramos a paz, armonía y amor incondicional.

¿Qué podemos hacer? Ante todo no caer en la trampa de los juicios y generalizaciones; nadie es mejor, nadie es peor. La única verdad es que somos más sensibles o sensitivos que aquellos que cuyos sentidos están menos desarrollados. Es esta la única generalización que es válida. Todos los seres humanos compartimos un solo espacio que en la tierra. Todos juntos formamos lo que se llama la humanidad. Los unos necesitamos de los otros. Cómo Elaine Aron dice en su libro “El don de la alta sensibilidad”, el rey necesita soldados y consejeros. Las PAS somos los consejeros de antaño y somos los artistas, los intermediarios, los educadores, los sanitarios, los consultores, los inventores, etcétera de hoy. No somos mejores, simplemente hacemos lo que sabemos hacer. Entendiendo esto, seguro que podemos entender que las personas menos sensibles y sensitivos también hacen lo que saben hacer. Tanto es un error decir que ellos deberían ser más sensibles, como lo sería si ellos nos exigiesen ser menos sensibles o, para utilizar la palabra con la que Miralles nos tachó: menos “susceptibles”.

Pensando sobre el camino de desarrollo o aprendizaje personal, sobre que “cada uno se encuentra en su propio punto evolutivo”, me vino el imagen de un gigantesco atasco que acaba de ponerse en marcha. Los que van delante ya se mueven con una cierta velocidad, los que van detrás de los primeros también están en movimiento, pero algo menos rápido, y así sucesivamente. Pero luego se llega al punto dónde los coches todavía están parados, esperando ese hueco que les permite arrancar. Todos estamos metidos allí en el punto que nos toca en este momento y repito: nadie es mejor o peor.

Sentirte invadido o irritado es válido, comprensible y merece ser respetado. Lo que sientes es una realidad, es TU realidad. Es importante establecer tus límites. Si no puedes, no puedes. Si no llegas, no llegas. Hay situaciones en que es mejor optar por reconocer que has llegado a tu límite y respetarlo para evitar que te pones enfermo. Otra solución para determinadas situaciones puede ser elegir la vía de la aceptación. Si entendemos lo que pasa, podemos aceptar. Es más fácil para un ser altamente sensitivo y sensible ser empático, ser comprensivo, dar el buen ejemplo, siempre manteniendo y guardando los valores personales. Y sí, por supuesto, a veces hay que buscar compromisos.

Para resumir creo que lo más importante es establecer nuestros límites y ser conscientes de ellos. Luego, en una situación de roce, de irritación y también en conflictos, mirar hasta donde podemos llegar desde una actitud de comprensión y aceptación, basándonos en la empatía, pero siempre respetando nuestros límites personales. La experiencia me ha enseñado que nos es más fácil ser tolerantes cuando estamos bien descansados, si respetamos los espacios necesarios de cargar nuestras pilas y si observamos nuestra dieta. Puede parecer una tontería, pero está más que comprobado que nuestro sistema neuro-sensorial, nuestros “nervios” aguantan más si observamos las necesidades físicas.

En este sentido os quiero recordar del encuentro mensual del grupo PAS en Madrid. En este mes de junio nos vemos el día 8 a las 19.30 h. Esta vez profundizaremos en el tema: La persona altamente sensible en la relación. En principio miraremos la relación de pareja, pero lo de “relación” se puede ver en un sentido más amplio. Y claro, nuestras relaciones son con PAS y No-PAS. Cómo siempre: plazas limitadas y es necesario confirmar. La contribución es de 10 euros. Quien quiera tener más información puede escribir un correo o llamar a 658309339.

Para aquellos que están en Mallorca, el día 22 de junio daré una charla en la Biogranja de La Real (Palma) con el tema: “La alta sensibilidad en niños y adultos”. El enfoque estará especialmente en el niño altamente sensible y en lo que, como padre, puedes hacer para ayudarle. La charla empieza a las 19.00 y es gratis.

¡Os deseo un buen mes de junio!

domingo, 23 de mayo de 2010

Pentecostés

¡Feliz Pentecostés a todos! La fiesta del mejor entendimiento entre las personas. ¿Qué pasará si hoy nos proponemos escuchar el otro desde el corazón? ¿Desde el verdadero interés? ¿Con curiosidad para aquello que le mueve? ¿Sin juicios y con tiempo?

viernes, 23 de abril de 2010

¿Qué pensar del artículo en El País?

Abril ya entró en su última semana, aun así me gusta recordar el mes pasado, porque marzo para mi fue un mes importante: di mi primera charla, fue el mes en que se reunió por segunda vez el grupo en Madrid y, también, fue el mes en que El País publicó un artículo sobre la Alta Sensibilidad. Para aquellos que no han leído este artículo, este es el link:
http://www.elpais.com/articulo/portada/Quien/dice/soy/susceptible/elpepusoceps/20100314elpepspor_6/Tes
Personalmente estoy contenta que el periódico más importante de este país nos ha dedicado una página entera. Esto quiere decir que estamos llamando la atención. Que, poco a poco, nuestro entorno no-PAS empieza a darse cuenta de que a lo mejor es una buena idea de tenernos en cuenta.
He leído el artículo varias veces. La primera vez no me gustó. ¿Soy demasiada susceptible? Me molestaba el hecho (¿Es un hecho? Reconozco que es más bien una intuición) que fue escrito por alguien que no es PAS. Pensaba detectar un tono despectivo. Un tono que quería decir algo como: «Sois personas débiles, y gracias a vosotros el mundo se complica de una manera innecesaria.» Cada vez que lo volvía a leer, mi irritación inicial se iba apagando un poco más. Finalmente he llegado a la conclusión que sí, probablemente era demasiada susceptible, y que el autor del artículo tiene razón, aunque a lo mejor no nos entiende. Pero esto ya es otra cosa.
Al final y al cabo no creo que importa mucho si nos representan como personas con baja autoestima que siempre estamos en guardia. Porque en el fondo es verdad. También es verdad que somos vulnerables emocionalmente, que no nos gusta que hablen de nosotros (¿acaso a los no-PAS les gusta eso?) y que a menudo nos sentimos atacados. Vamos, hasta que es verdad que podemos tener reacciones imprevisibles.
La pena es, sin embargo, que Miralles —el autor— casi no dice nada sobre nuestros múltiples talentos, y eso es lo único que lamento; no por susceptible, pero porque es una realidad objetiva. Solamente al final, en un apéndice con el título «Ventajas de ser hipersensible», cita un párrafo de Elaine Aron, en que nombra nuestra capacidad de visión y nuestra humanidad. «Normalmente son conscientes, creativos y minuciosos, pero en una cultura agresiva, los valores de la cual son dureza, la extraversión y la represión de las emociones más delicadas, pueden sentirse como ciudadanos de segunda clase.»
La única conclusión que puedo sacar es que, si realmente nos perciben así y no hay mas apreciación para las cosas importantes que aportamos y para nuestros valores, no nos queda más remedio de aprender a mejor encauzar nuestras emociones, de ser más conscientes de lo que valemos, y de desarrollar una mayor capacidad de defendernos de una manera sana y calmada contra los aparentes ataques de las No-PAS. No nos queda otra opción que hacernos más visibles; mejor dicho, de hacer más visibles nuestros talentos. Pensemos por un momento en los ámbitos en que se envuelve la persona altamente sensible. Son terrenos en que las PAS podemos sacar provecho de nuestras capacidades de crear, de nutrir, de ayudar y de asistir. En estos ámbitos podemos utilizar nuestras cualidades creativas, nuestro amor para el ser humano y para los animales, y nuestro interés por temas espirituales, filosóficas, psicológicas y humanitarias.

Creo que podemos decir que si no fuera por las PAS, el mundo estaría mucho peor de lo que actualmente está. Estoy convencida de que, a pesar de que a las No-PAS les cuesta entendernos y que a veces nos sentimos despreciados o no-valorados, que, a pesar de esto, nuestra tarea, nuestra misión es esa, de cuidar el mundo, de cuidar de sus habitantes, cuidar a toda la naturaleza, y de seguir dando buenos ejemplos de la importancia de cuidar las relaciones en su más amplio sentido.

¡Yo creo en las Personas Altamente Sensibles!

sábado, 27 de marzo de 2010

Para la semana de Pascuas

"Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados.
Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite.
Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.

Nos preguntamos:
¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.

El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.

Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros.
No solamente algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.

Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás." Nelson Mandela