viernes, 6 de junio de 2008

Hablar, Comunicar y Escuchar

La importancia de claridad en la conversación.

Está claro, hablar no es lo mismo que comunicar. ¿Pero cual es la diferencia? Decimos: ‘He hablado con Fulano...’ Nadie diría: ‘He comunicado con Fulano.’ Aunque en el primer caso, realmente pretendemos decir que ha habido una comunicación, curiosamente utilizamos la palabra ‘hablar’. Digo curiosamente, porque para hablar no necesitas ser escuchado – alguien puede hablar solo. ‘Hablar por hablar’ tampoco supone una verdadera comunicación, y en el caso de que haya otra persona presente su nivel de escucha probablemente no es muy alto. Para comunicar hace falta un mínimo de dos personas – una comunidad. Eso es uno. Pero no es todo. Para una buena y lograda comunicación es imprescindible saber escuchar.

Cuantas veces nos pasa que, si decimos algo a nuestra pareja, nuestros hijos, amigos o quien sea, tenemos la impresión que nuestro mensaje no ha llegado? Lo notamos en su mirada un tanto ausente, o en su forma de contestar, en su falta de interés en general. Luego, para reforzar, nos puede ocurrir de preguntar: ¿Me has oído? ¿Me entiendes? ¿Lo harás? Y aunque en muchos casos nos aseguran de que sí – sí te han oído, sí te han entendido y sí lo harán- sigues con esa sensación insatisfecha (a veces hasta frustración) de no ser escuchado. De no ser comprendido.

Como PAS generalmente nos damos cuenta bastante rápido si somos escuchados –oídos y entendidos- de verdad. Y por mucho que el otro nos asegura de sí, es difícil engañarnos.

¿Cual sería la manera más eficaz de verificar si nos han entendido? ¿Que podemos hacer para asegurarnos que nuestro mensaje le haya llegado a la otra persona? Solamente preguntar si te han oído no sirve, especialmente en esos casos de ‘mirada vacía’. Os sugiero de preguntar a la otra persona de repetir aquello que le acabas de decir, de repetir aquello que le acabas de comunicar. Lo puedes hacer de manera suave y tranquila, utilizando un tono de curiosidad. El tono es importante, sobre todo si sabes que la persona que tienes delante tiene poco tiempo, interés o simplemente está absorbido por otras cosas. Todos conocemos estos intentos de comunicación que se quedan allí, en el intento mismo, y que fácilmente nos pueden provocar una sensación de no ser visto, de no ser reconocido. Esto puede llevar a irritación y la irritación no sirve para nada. Se trata más bien de buscar –vía la verificación- de maneras de asegurarnos que hemos sido escuchado. Es la mejor forma de evitar malos entendimientos (¡literalmente!).

Al revés nos puede pasar –especialmente como PAS- que alguien nos está explicando algo, y que vemos que esta persona tiene la impresión (por lo que sea) de que no le entendemos. Si esto pasa, a esta persona más que probable le costará más de lo normal expresarse como le gustaría. Le podemos ayudar de la misma forma, diciéndole: ‘Creo que entiendo lo que me dices. Quieres decir que...’ Y le repites con tus palabras lo que has entendido. Os aseguro que a partir de ese momento se puede crear un verdadero diálogo, y los diálogos son realmente la base de entendimiento entre las personas. Si, en la comunicación, prestaríamos tanta atención a la escucha como al mensaje que queremos transmitir, seguramente habría mucho menos conflicto en el mundo.

¡Os deseo un buen mes de Junio!

martes, 19 de febrero de 2008

La Alta Sensibilidad y la Relación

A través de mi trabajo como coach para Personas Altamente Sensibles (también llamados PAS of HSP's) he llegado a la realización que existe una enorme necesidad de aprender más sobre la manera en que funcionamos no solamente en la relación con nuestra pareja, pero también en las demás relaciones como la relación con nuestros hijos, amigos, colegas en el trabajo, y con nuestros jefes. Sin embargo, inicialmente me enfocaré en lo que es la relación de la pareja, sobre todo porque me acabo de formar en el coaching para 'singles' y parejas, y creo que puedo contribuir con consejos, datos e ideas que nos ayuden entender muchas cosas sobre nuestra forma específica de reaccionar.
Si no lo has hecho ya, te aconsejo que vayas a mi web http://www.personasaltamentesensibles.com/ donde encontrarás más información general, y también un test que te dirá más sobre el grado de alta sensibilidad que tienes.
Siempre estoy abierta a comentarios y preguntas. Tengo muchas ganas de explorar este tema con vuestras aportaciones, siempre teniendo en cuenta de que somos muchos, y ¡entre todos podemos cambiar el mundo!